Para este segundo artículo hemos escogido el término de la Curva de Supercompensación es un concepto a tener en cuenta en el rendimiento deportivo y a veces, resulta complejo realizar una definición fácil de comprender.

CURVA DE SUPERCOMPENSACIÓN

Este proceso lo explicamos del siguiente modo, un individuo siempre parte de una capacidad física inicial, posteriormente con dicho esfuerzo o carga de entrenamiento, el organismo acusa de fatiga y como consecuencia de este proceso el rendimiento deportivo desciende, siendo primordial el descanso para poder volver a los niveles iniciales de rendimiento físico.

Para entenderlo mejor, os mostramos la gráfica que suele hacer referencia a la Curva de Supercompensación, esta hay que entenderla desde el punto de vista del esfuerzo, ya que el rendimiento deportivo consta de varias etapas.

1ºFase – Esfuerzo: El tiempo que dura nuestro entrenamiento.
2ºFase – Recuperación: Esta fase empieza al finalizar el entrenamiento y se prolonga en el tiempo hasta que nuestra condición física se iguala a nuestra condición inicial previa al entrenamiento de rendimiento deportivo.
3ºFase – Supercompensación: Tras someternos al esfuerzo de entrenamiento en nuestro rendimiento deportivo y una vez recuperada nuestra capacidad física inicial, nuestro organismo puede superar los niveles de esta capacidad si nuestro descanso asciende relativamente. Hay que prestarle atención a esta fase ya que si se alarga, podría producirse un desentrenamiento, descendiendo nuestra capacidad física inicial.

EJEMPLO

Si para mejorar nuestro rendimiento deportivo, nos toca hacer una sesión realizando series de HIP-TRUST, la capacidad física inicial vendrá marcada por la cantidad de peso y repeticiones que podremos realizar respondiendo ante este estímulo. Por lo tanto, tras la ejecución de la serie, el ejercicio y el esfuerzo realizado, no deberíamos volver a trabajar este estímulo hasta dentro de ciertas horas (24-48h) para respetar el tiempo de recuperación y no aumentar la fatiga para volver a estimularlo en el punto óptimo de nuestra capacidad física inicial.

CONCLUSIÓN

El “punto óptimo” en la curva de supercompensación será aquel estado en el que nos encontremos para responder a un estímulo con un esfuerzo determinado, realizando un descanso oportuno para no incrementar la fatiga muscular y no caer en el desentrenamiento.
Manejar este estado es importante porque se obtendrán mayores resultados, aumentarán los niveles iniciales de la capacidad física del individuo sometido, mejorando su rendimiento deportivo a medio o largo plazo.